Catering: cómo elegir el menú para una fiesta

El catering y la modalidad para servirlo deberán decidirse de acuerdo con el espacio en que se realice la fiesta y el estilo y edad de las personas invitadas: no es igual una fiesta diurna que una nocturna, con mayoría de jóvenes o de personas mayores. Además habrá que analizar qué estilo se le quiere dar al evento, la cantidad de invitados y el presupuesto asignado.

Si bien en el costo básico del catering tiene mucha implicancia el tipo de alimentos elegidos, el modo de servirlos puede influir notablemente. El servicio de catering se encarece por ítems como cantidad de mozos, la vajilla, los muebles y la mantelería.

Gracias a la flexibilización de los últimos tiempos, hay muchas variantes muy efectivas, y en algunos casos más apropiadas, para agasajar a los invitados. Es tan valedero el menú tradicional de tres pasos, como la practicidad del sistema tipo restaurante, con mozos que van y vuelven sirviendo; estas alternativas son las preferidas para fiestas con preeminencia de personas formales.

Los más jóvenes se vuelcan a la elección del buffet, tanto por costos como por comodidad, donde cada uno elije y se sirve tanto las entradas como los platos principales, o hacia un servicio lunch, con mozosque “bandejean”, y espacios para sentarse sin asignación predeterminada.

Ambas opciones son ideales para evitar las comidas larguísimas, y cuando el objetivo principal es el intercambio y la diversión.
En el caso puntual de las fiestas de bodas, actualmente, lo más importante es divertirse y bailar toda la noche; como en muchas oportunidades quienes se hacen cargo de los gastos son los novios también cambió el presupuesto, por lo cual han surgido propuestas más económicas.

Muchas empresas ofrecen menús “express”, informales, que constan de recepción y plato caliente, lo que requiere menor cantidad de mozos y vajilla. Esto disminuye costos y tal vez sirva para incluir desde el comienzo a invitados que de otra manera estarían sólo para el brindis.

Catering para fiestas

Otras alternativas ayudan a festejar a muy bajo precio. Son los “pizza party“, que se acompañan con buena cerveza o con chopera para cerveza tirada; un “pasta party” con diferentes variedades de pastas y de salsas, o un asado o ternera con cuero, con empanadas de entrada y acompañado con vino, ideal para fiestas diurnas y campestres.

Cualquiera sea la opción elegida, las claves del éxito del catering se basa en la contratación de una empresa reconocida, que ofrezca productos de buena calidad y buen servicio, y tener muy en cuenta que cualquiera sea el estilo que se elija el fin al alcanzar es siempre disfrutar y festejar.

Fuente: Revista Azahar